La Paz de Aristófanes

(FINAL DE LA ESCENA DE POLEMISIO Y LOS FABRICANTES DE ARMAS)

POLEMISIO   (Todo el parlamento igual hasta el final...)   Y... así... todas las veces

hasta que Trigeo desesperado y lleno de mierda decida abandonar el proyecto. Fijaos ¡qué inversión! : con unas botellitas de agua de carabaña, unos botecitos de Evacuol y un poquito de Laxen Busto, nosotros nos quedamos tan a gusto y reventamos el aerotransporte del mamón.

(Los fabricantes al fin han comprendido y les gusta la idea)

QUITÓ           Es verdad.

SILÓ                 ¡Oh qué gran idea! ¡Y qué barata!

TIFÓ                 Magnífica inversión, sí señor.

POLEMISIO    (Con la autoridad de quien se siente dominador de la situación) Pues manos a la obra. Esclavos, rápido. Traednos aquí garrafas de agua de carabaña. Y vosotros, mis queridos fabricantes recoged de vuestras casas el Evacuol y el Laxen Busto que tengáis por allí guardado. Rápido, rápido...                                                  

               (Los fabricante entonan consignas dirigidos por Polemisio)

               ¡¡Agua de cara-baña!!

FABRICANTES

                        ¡¡Para nuestra gran hazaña!!

POLEMISIO    ¡¡Evacuol y Laxen Busto!!

FABRIC.          (Salen entonando) ¡¡ Para que-darnos- a gusto

     y a Trigeo- dar- disgusto!!

(Del coro entran Ginecea, Parcenia, Primigenia y Orgiástica bailando y haciendo cortes de mangas)

PRIMIGENIA (A voz en cuello) ¡¡Que os creéis vosotros eso!!

PARCENIA     Ya podéis cagar todo lo que os dé la gana: lo mismo os ha de dar.

GINECEA        Por grande que sea vuestro pastel,(Se tapa la nariz con gesto de asco) ¡pedazo de guarros!, nosotras, las limpias, lo hemos de anular.

PRIMIG.          Iremos de noche al lugar de vuestra sucia... ofrenda y regaremos el lugar de perfumes colonias y esencias

PARCENIA     Así el escarabajo olímpico de Trigeo no percibirá vuestra apestosa ofrenda...

ORGIÁSTICA Y remontará el vuelo empujado por los efluvios de nuestros perfumes ¡Adelante amigas!

TODAS A CORO

                        ¡Contra el Evacuol y el Laxen Busto

                        colonias y perfumes para volar a gusto!

PRIMIGE.        La historia de Atenas recogerá nuestra hazaña...

GINECEA        que salvará a toda Grecia de guerras y disputas

PARCE.            No nos gusta disputar..., ni dis-tanciar,...

PRIMIGE.        ni dis-ecar,...

ORGIÁSt.        ... ni dis-ciplinar,... (Hace gesto de azotarse)

GINECEA        No nos gustan los dís-colos, ni las dis-cordias,...

PRIMIGE.        ni los disparates,...

GINECEA        ni los disgustos,... ni las disputas,...

PARCENIA     No nos gusta nada con DIS, porque nosotras somos

TODAS cantan cogidas de los hombros y levantando las piernas

                        Somos, somos prostitutas,

                        somos lindas putas

de Follies Bergeres,

Follies Bergeres,

Follies Bergeres.

Somos, somos prostitutas,

somos lindas putas,

queremos j.....

(Se cortan bruscamente música y canto y quedan todas con el gesto de articular la “j”. Hacen gestos de que ahí no se debe decir eso, delante del público,... donde hay niños...)

GINECEA        No, si querer, sí queremos. Pero, a ver ¡¡CON QUIÉN!! Si todos los hombres están en la jodida guerra...

ORGIÁST.       o no valen para nada: tarados o lisiados,...

PRIMIGE         cojos o mancos,...

PARCENIA     A los que les funcionan dos piernas, les falla la tercera.

GINECEA        Y luego están los artilleros de la pólvora averiada:

PARCENIA     Sí. Los jovencitos calentones que tienen la pólvora... demasiado activa y... les estalla en la mano,

GINECEA        o los ancianos, cargados de buena voluntad y... deseos, pero con la pólvora mojada.

PARCENIA     Otros hay que, de tanto convivir con hombres, vuelven de la guerra muy aficionados a cuidarse los cabellos, a pintarse,...

PRIMIGE         y a perfumarse y a hablar todo el día de lo cachas que están los lacedemonios...

GINECEA        ¡¡Traidores!!   Con lo buenos que están nuestros atenienses...

PARCENIA     Estaban, hija, estaban. Que ahora, el que no está lisiado y todavía tiene ganas, está arruinado y viene a nuestra honrada casa...

GINECEA        Sí, queriendo f.... (Todas la eprimen: elpúblico, los niños...) queriendo...actuar (y aclara con el gesto) de fiado, ¡a cuenta! Y digo yo ¿a cuenta de qué?

ORGIÁST        No si al final habrá que tramar lo que hicieron hace años mi tía-abuela Lisístrata y todas las atenienses de buena familia...

PARCENIA     y de buena “follalia”

TODAS (En voz baja) Chissss, mujer, que hay.... (Pausa cómica)

PRIMIGE         Cuenta la historia tú, que la sabes de buena mano.

ORGIÁST        Pues, escuchad: TODAS, todas ¿eh? las mujeres de Atenas decidieron dos cosas:

PARCENIA     Lo primero que hicieron, (Orgiástica aguanta molesta la intromisión de Parcenia) creo que fue apoderarse y defender la Acrópolis donde se guardaban los tesoros públicos que estaban siendo dilapidados para pagar la guerra...

PRIMIGE         y para enriquecer a asquerosos fabricantes de armas.

TODAS , a modo de coro, cogidas de las manos y haciendo el gesto de defender el recinto de la Acrópolis. Solemnes.

              Nosotras nos apoderamos del dinero porque sabíamos por dónde comienza el gobierno de una casa, o de todas...

ORGIÁST        reanuda la narración y el coro se disuelve. Y entonces mi tía-abuela Lisístrata y Orgasminia de Mileto, la ilustre fundadora de esta casa de p...

PARCENIA     placer, de amor (por si no quedaba claro)

ORGIÁST        Pues eso. (Molesta) Decidieron, digo, negarse a los deseos de todos los hombres de Atenas y además caminar por el ágora, y por las calles, y por las puertas de la Acrópolis desnudas debajo de sus túnicas más transparentes, con el triángulo depilado y bien perfumadas. Y un día, cuando ya todos los hombres reventaban de deseo, se presentaron ante los gobernantes y los generales y les dijeron que, hasta que no firmaran la paz, ninguno de ellos gozaría de su mujer, ni tendría un dracma para continuar la guerra. Ah, y que no pensasen en solucionarlo yéndose de putas porque la UPA – Unión de Putas Atenienses – se había unido a las pacifistas sublevadas.

TODAS Y lo consiguieron.

GINECEA        (Subiéndose al estrado y retomando el tono de arenga) Pero ahora, queridas amigas, no nos queda tiempo para grandes estrategias y se impone la necesidad de aprovechar la oportunidad del proyecto que se le ha ocurrido a Trigeo para rescatar a la Paz que Zeus y Ares tienen prisionera en el Olimpo.

PARCENIA     La verdad es que Trigeo en un bragazas,...

ORGIÁST        un calzonazos,...

PRIMIGE         un impotente,...

PARCENIA     que no viene por nuestra casa más que a cobrar ¡muy caras! las facturas de vino y aceites,...

GINECEA        Sí es cierto. Y que a su mujer tampoco le da marcha. Sé de buena tinta que, para remediarlo, ella ha cambiado al eunuco Áfalo por su hermano gemelo Megalófalo y Trigeo desde entonces pasa de costado por las puertas. Pero bueno, ha tenido una buena idea, interesada como todas las suyas, pero buena y debemos aprovecharla. A nosotras, como especialistas en perfumes, nos toca hacer fracasar la trampa asquerosa de Polemisio y los fabricantes de armas. ¿Estáis de acuerdo?

TODAS            Síííí...

GINECEA        Primigenia y Parcenia recogerán cuantas colonias, perfumes y esencias haya por nuestra casa. Todas, Parcenia, que tú eres un poco rata. Orgiástica y yo iremos a Pireo al almacén del perfumista Eulolfio a comprarle las dos garrafas de esencia de jazmín que no quiso comprar Parcenia hace unos días. Y el escarabajo de Trigeo volará y hasta los dioses del Olimpo van a agradecer que perfumemos el cielo de tal manera.

TODAS hacen mutis cantando, excitadas

                          Somos, somos prostitutas,

                        somos lindas putas

de Follies Bergeres,

Follies Bergeres,

Follies Bergeres.

Somos, somos prostitutas,

somos lindas putas.....

 

 

LLEGA EL DIA DEL DESPEGUE

 

                                (Se enciende la luz; Trigeo en el centro de la escena. Escarabajo en el centro de la escena, coro donde siempre)

 

TRIGEO :    Ay, Júpiter, ¿Qué quieres de esta pobre tierra? ¿No sabes que las guerras van exterminando la mejor y más florida parte de nuestra juventud? Los hombres marchan al combate, pero no vuelven nunca, y comienzan a quedarse desiertas las alegres ciudades…. Oh, Júpiter

   (Con desánimo deja la alegría y habla al público)

   Pero Júpiter no me quiere escuchar. He intentado hacer altísimas escaleras, que pudiesen llegar a casa de los dioses, pero nada he conseguido. Por eso conseguí traer a mi casa este escarabajo siguiendo el consejo del Oráculo, y he mandado a mis esclavos que durante un cierto tiempo le preparasen y alimentasen como a un caballo que debe ganar un premio, porque el premio que estoy buscando es, sin duda, el más difícil de conseguir.

  (Se sube al escarabajo y lo acaricia con ternura)

   Arre, arre, escarabajo, arre, pequeño! Venga, vamos deprisa. Voy a buscar la felicidad de todos los griegos. Arriesgo mi vida para que no vean desolados sus campos, ni sus viñas caídas, para que el nuevo día no alumbre un pueblo incendiado, ni unos lechos totalmente vacíos.

  (Al público confidencial)

   Y vosotros, ciudadanos de Atenas, ayudadme; avisad a todos para que tapen bien sus váteres, que aguanten por tres días todas sus necesidades,

(El Coro se divide: los fabricantes, por un lado, hacen gestos de negación y mal olor; por otro, las putas y esclavas, seguras y activas, espolvorean perfume a troche y moche)

y que no atraigan los morros de mi animal con olores traidores, ya que si no, se lanzará de nuevo a la tierra y es muy capaz de matarme…   Arre, escarabajo ¡subamos al cielo!

  (Filandria sollozando como siempre, sale de entre el coro y le habla a su padre)

 

FILANDRIA            Padre, padre, ¿Dónde vas? ¿es que se te ha trastornado la cabeza? ¿por qué me dejas para ir a hacer competencia a las palomas? ¿qué quieres? ¿morir? No vayas, por nuestros dioses, padre mío, ¡no vayas!

  (Trigeo un poco molesto porque Filandria le ha destrozado su mutis glorioso se ve obligado a pesar suyo a seguir su papel de padre amantísimo)

 

TRIGEO   Sí, sí, me voy, hija mía. No comprendes que no puedo soportar más que me pidas una pulsera o un vestido, o uno de esos perfumes que tanto te gustan…

 CORO DE PUTAS Eso, eso: perfumes de Atenas, del Helesponto, de Nicenas,...

 TRIGEO                   ¿Y que yo no te lo pueda comprar?   Mira ángel mío, si tengo suerte en esta empresa, os regalaré a tu marido y a ti cuando os hayáis casado, un chalet en la playa de Creta, un televisor, y os pondré esclavos, y …..

FILANDRIA            (Interrumpiendo con gemidos histéricos) No, no padre. No vayas, padre, que para este viaje o hay nave que se pueda llevar.

TRIGEO       No necesito nave, iré montado en este caballo alado. Esopo, el fabulista, dice, hija mía, que éste es el único volátil que ha podido llegar a donde moran los dioses

FILANDRIA                Papá, papá ¿Y si caes en el mar? Te ahogarás sin remedio ¿no lo comprendes?

 

TRIGEO       (Que tiene prisa) No, hija, no tengas miedo. Tengo un buen timón para gobernar la nave si hace falta…Venga, hija mía, vamos. (Nuevamente heroico) Adiós, Grecia, adiós.   Hija estimada, adiós a todos.

 

FILANDRIA                Papá, papá, cuidado no caigas   Mira que hasta que no vuelvas no podré dormir tranquila… Tápate que hace aire… ¿Llevas la bufanda? Escríbeme… no te canses, papá. Ve con precaución.   Adiós, papá, adiós, adiós.

 

    (Se apagan las luces. Tan solo un foco ilumina a Trigeo. Del Coro saldrán con decorado de nubes y de pájaros en vuelo que, al principio, pasarán por encima y a la altura de Trigeo, pero, poco a poco, irán bajando, dando la impresión de que Trigeo asciende. Se oirá a la vez sonido de viento y de canto de aves (gorriones al principio, aves de presa más tarde) que quedará sustituido al final por sonido de voces celestiales

 

CANCION DE LA SUBIDA DE TRIGEO AL OLIMPO.

 

TRIGEO       Arre, escarabajo, arre. Súbeme al cielo, deja la tierra, llévame al Olimpo.

   Los gobernantes con sus guerras lo destrozan todo.

  Los dioses, de acuerdo con ellos, tienen a la Paz presa en una caverna .

   ¡Liberemos a la Paz para que todos podamos prosperar!

   No quiero sufrir más guerra y destrucción.

   ( Con gesto un tanto cínico de altruismo) He de calmar tanto dolor... de mi pueblo.

   (Otea el horizonte... celestial) ¡Albricias! Allí veo a Hermes el más negociante de los dioses: ese es mi hombre, digo, mi dios.

                             (APAGÓN Música de coros angélicos mientras se desmonta el escarabajo)

 

     TRIGEO SOBORNA A HERMES Y RESCATA A LA PAZ

 

TRIGEO                  (Haciendo como que no ve al dios Hermes, se dirige a los atenienses a los que se supone que ve desde el Olimpo. En realidad mira al público) Ya me tenéis en el Olimpo, queridos atenienses, ahora liberaré a La Paz y entonces sí que podréis a vuestro antojo navegar o permanecer en casa, entregaros al sueño o al amor, asistir a fiestas o banquetes, vivir como sibaritas,...

CORO      Verás a tu pueblo rejuvenecido cuando al fin se vea libre de servir en un ejército en guerra. Hace demasiado tiempo que nos destrozan y matan haciéndonos ir combatir. Di en qué podemos complacerte pues tenemos la suerte de que seas nuestro jefe.

TRIGEO       Vamos a quitar de ahí esos peñascos para liberar a La Paz.

HERMES      (Saliendo a escena con aires de dios)

¿Qué pretendes hacer, bribón? Vas a morir ahora mismo, miserable, si se entera Zeus. (En voz alta y solemne) ¡Oh, Zeus, tonante y fulminante!

TRIGEO      En nombre de los dioses no me denuncies; te lo suplico, Señor,...

HERMES                     No puedo callarme.

TRIGEO                       Te lo ruego... por las viandas que te he traído con toda mi buena voluntad

HERMES                     (Simulando estar muy contrariado) Pero, desgraciado, Zeus, hará desaparecer de mí hasta el último rastro si no le aviso de tus intenciones...            

TRIGEO: No grites, por favor mi querido Hermes. Recuerda el placer con que te comiste el lechoncillo que te ofrecí hace días. Además (con mucho misterio) te voy a revelar una terrible conspiración que se está fraguando contra todos vosotros, los dioses.

HERMES                     Vamos, habla; que igual me convences (parece que ya lo está).

TRIGEO                       La luna y ese cochino del sol conspiran desde hace mucho tiempo contra vosotros y quieren traicionar a Grecia a favor de los bárbaros.

HERMES                     ¿Y por qué lo hacen?

TRIGEO                       Porque nosotros os ofrecemos sacrificios a Zeus y a vosotros y los bárbaros a ellos. Así que desean vuestra desaparición para recibir ellos todas las ofrendas, también las nuestras.

HERMES                     Ahora comprendo por qué de un tiempo acá el uno nos roba parte del día y la otra nos muestra su disco más carcomido.

TRIGEO                       ¿Son o no son unos traidores? Hermes ayúdanos a desenterrar la Paz y, en adelante, todas las fiestas Panateneas se celebrarán en tu honor: todas las ciudades te ofrecerán sacrificios y lloverán mil bienes sobre ti. Serás la envidia hasta de Zeus. (En voz baja y conspiradora) Como muestra, empiezo por regalarte este precioso vaso de oro para que hagas tus libaciones.

HERMES      (Con los ojos salidos de las órbitas) ¡Aaaah, los vasos de oro me estremecen! ¡Venga, mortales, (amistoso y concesivo) removed animosamente esos peñascos y liberad a La Paz. (Bebe copiosamente en la copa de oro mientras los demás trabajan) Comiencen las libaciones. Roguemos a los dioses que los griegos jamás tengáis que volver a embrazar el escudo y empuñar la espada.

TRIGEO                       Jamás; y que pasemos la vida en el seno de la Paz, en brazos de una amante, blandiendo el chafarote del amor, al amor del fuego.

HERMES                     (Visiblemente borracho) Tensad los músculos, mortales, tirad de los cables

CORO                           Tirad con fuerza; con fuerza todo el mundo

HERMES Y TRIGEO ¡Ya nos acercamos! ¡No hay que ceder!

CORO                           ¡Ánimo, ánimo! ¡Venga, todos a una!

HERMES                     (Cae sentado de puro borracho) ¡¡Ya está!!

    (Aparece la Paz con ademanes muy pausados y una sonrisa dulce y relajante)

TRIGEO       (Con voz solemne) Invoquemos ahora, amigos, a la querida diosa Paz que nos va a liberar de lanzas, gorgonas y penachos y (ahora en tono normal pero conminatorio) corramos después a nuestros campos provistos de un generoso almuerzo y.... (recalcando) de los aperos de labranza.

    (Se hace un oscuro. Sólo queda iluminado el coro que recita. Durante el parlamento comenzarán a oírse los compases de la marcha de Aída)

CORO           ¡Ave, ave, deidad querida, tu retorno llena de regocijo nuestras almas!

Tú eres para todos el mayor de los bienes, la más anhelada dicha.

Bajo tu imperio, sin dispendios ni fatigas, disfrutaremos de mil dulces placeres.

Tú serás nuestro pan cotidiano, nuestra salud y nuestra vida. (Durante el texto anterior ha ido apareciendo, en el estrado más alto la Paz acompañada de Trigeo)

Y, a partir de ahora, todo volverá a ser igual que en los tiempos en que estabas con nosotros:

viviremos ¡con la Paz! y ¡¡en Paz!!

        

 

     LA PAZ VUELVE A ATENAS

(Apoteosis de revista. Todos los actores en el escenario y Trigeo con la Paz, encima de un estrado: Filandria se suma al grupo) (Estallan la música de Aída y las aclamaciones a la Paz y a Trigeo)

(Mientras tanto, se forman dos coros: UNO, el pueblo, con las esclavas , las putas, Trigeo y Filandria, aunque estos no se mueven de su sitio; el DOS, los poderosos, con los armadores, Polemisio, el sacerdote y el oráculo)

 

CANCIONES DEL TRIUNFO DE LA PAZ

                Y DEL ADVENIMIENTO DE LA GUERRA

CORO 1       (Con la música de Aída irán cantando sus estrofas cada vez con menor entusiasmo y de forma más rutinaria)

    (Todos con entusiasmo esta vez)

                       La Paz,

                 llegó la Paz,

                 nunca se marchará.

                 La prosperidad,

la felicidad,

el amor,

a amistad

nunca se irán. (Gran tumulto y aclamaciones que se van atenuando)

CORO 2       (Siempre todos juntos cantan con la música canalla de “Por andar una noche de bureo,/le cortaron las pelotas a Amadeo”)

                       Por marcharse al Olimpo de paseo,

le cortaremos las pelotas a Trigeo.

(Bronca y abucheos del coro1 y Trigeo, por alusiones, se lanza a contestar apoyado por el silencio del coro 1, cantando con la misma melodía, acompañado de Filandria )

TRIGEO  El pan,

aceite y trigo

nunca nos faltarán,

todos mis olivos,

mis tiernos rebaños,

mis cosechas,

mis dineros

no fallarán. (El coro 1 aclama y aplaude con una cierta desgana)

CORO 2 ( De nuevo con la música de “Por andar una noche...”, pero ahora entonada en un ritmo más marcial)

              Los amigos de Trigeo no son patriotas,

lo que les pasa es que no tienen pelotas.

(El coro 1 da muestras de desprecio, pero sin demasiada violencia. Contestan las Putas con música de Aída, como siempre)

PUTAS                     Amor
y cama llena
nunca nos faltarán:
juventud helena,
los rudos guerreros,
los sacerdotes
a nuestras puertas
se amontonarán. (El coro 1 aclama con alguna protesta de Trigeo y Filandria)

CORO 2                   (Cada vez más marciales y envalentonados con la musiquilla de siempre)

                   Nos amenazan razas inferiores

con llevarnos a extremos aún peores.

(Abucheos y muestras de desprecio poco contundentes por parte del coro 1)

ESCLAVAS            Ya no,

ya nunca más,

mierda revolveré

para engordar

un escarabajo

que después

del Olimpo

traiga la Paz.

(Trigeo y Filandria gritan “Desagradecidas, os vais a enterar”, la Paz también tuerce el gesto. Las aclamaciones son de tono menor)

CORO 2                   (Muy crecidos y cargando su texto de un cierto ritmo de marcha militar)

La guerra es un bien/mal inevitable...

(Unos han dicho “bien” y otros “mal”. Se miran e inmediatamente se ponen de acuerdo; y con descaro y todavía más ritmo militar cantan)

La guerra es un mal inevitable

y un negocio rápido y rentable. (Carcajadas del coro 2 y tímidas protestas del coro 1)

 

 

CORO 1                   (De nuevo todos pero mucho más apagados que al principio)

                                La Paz,

                        llegó la Paz,

                        nunca se marchará.

                        La prosperidad,

la felicidad,

el amor,

la amistad

nunca se irán.

(Ahora los que abuchean estruendosamente son los del coro 2. (La Paz desaparece) Siló y Quitó se acercan al lateral y hacen entrar a la GUERRA, fea y armada hasta los ojos a la que aplauden con entusiasmo los del coro 2 y rompen a cantar con un ritmo totalmente militar acompañado de tambores )

CORO 2   (Dirigiéndose al público)

Os salvaremos de todo terrorismo

comenzando con la Guerra ahora mismo.

(Música de marcha militar que va siendo sustituida por tambores y cañonazos)

                  

 

  LA GUERRA

 

  (Sí, efectivamente es la guerra la que despacha a empellones del estrado a Trigeo y Filandria, consternados por la huida de la Paz. Congelamiento de escena se produce en cuanto la Guerra ocupa lo alto del estrado, iluminada por un potente foco e impartiendo con el gesto órdenes de ataque. Sobre una luz de fondo de color rojo, se producen continuas ráfagas de color blanco deslumbrante que acompañan a los cada vez más frecuentes y cercanos cañonazos.   Se comienza a distinguir la proyección sobre el telón de fondo de imágenes bélicas de todos los tiempos. Cuando los cañonazos son ya muy cercanos, a cada golpe de cañón va cayendo un actor. Los demás van adoptando gestos congelados de terror o defensa. Como los primeros en caer son muchos del coro 1, las esclavas, en cada cambio de postura reptan escondiéndose en los laterales del proscenio a donde no llegan las ráfagas mortales de luz. Como han caído también Polemisio y el oráculo, el sacerdote y los fabricantes de armas se cobijan detrás de La Guerra(o a su lado, si no es posible detrás). Las ráfagas son cada vez menos potentes y el estruendo bélico mayor. Cuando ya no queda nadie en el centro de la escena, se apagan todos los focos menos el de la Guerra. Se congela la imagen de la Guerra en actitud y gesto triunfantes. Comienza a sonar el “Lacrimosa” del Réquiem de Mozart que acompañará todo el parlamento de las esclavas Se enciende un foco sobre cada esclava, a la vez que estas empiezan a moverse)

ESCLAVA 1             Sí, efectivamente había regresado la Guerra a destrozar con su saña fría e interesada nuestros pueblos, los campos de Trigeo, las tiendas de los mercaderes, el festivo negocio de Ginecea y sus amigas, hasta nuestros camastros en las caballerizas del amo fueron saqueados,...                            

ESCLAVA 2             ¿De qué les sirven al pueblo las guerras de los poderosos? Yo os lo diré y todos lo habéis visto en el final de esta comedia del gran Aristófanes: de pobreza, muerte y destrucción.

 

ESCLAVA 1             Pero en las guerras no todos pierden, no vayáis a creer: cada espada que se clava en las entrañas de un ateniense hace dos cosas: matar a ese ciudadano y engordar el bolsillo de los fabricantes. Cada ejército que se monta llena a rebosar las arcas de unos cuantos aprovechados y las fosas comunes de cementerios improvisados

 

ESCLAVA 2             Lo mejor que hemos hecho en nuestra vida ha sido fabricar aquellos inmundos pasteles de mierda (tapándose la nariz) con los que engordamos al escarabajo que nos trajo la Paz de manos de Trigeo. La Paz que tan poco nos duró. Lo mejor, de verdad.

 

ESCLAVA 1             Pero nuestro amo fracasó y ha muerto, la guerra se ha extendido a toda Grecia. Antes de morir, el oráculo nos decía en uno de sus raptos más lúcidos de inspiración que vendrán siglos y siglos y la tenia asquerosa de la guerra seguirá anidando en los corazones de los hombres de tierras remotas y tiempos futuros.

(Las imágenes proyectadas durante este parlamento serán de guerras actuales: Afganistán, América Latina, Irak, Centroáfrica,...Las esclavas las miran horrorizadas)

 

ESCLAVA 2 (Se vuelve y con potencia trágica encara al público)

Pero ¿¿¿es que no sabremos aprender nunca???

   (Nuevo golpe de mortero. Se apagan las luces. La Guerra estalla en una risa histérica y sarcástica)

   (Irrumpe con fuerza la música del “Rex tremendae” del Réquiem de Mozart)

 

TELÓN