Poemas de varia lección (2)

pág. 1 pág. 3
pág. 2 pág. 4

 

 

 

DE TU BOCA

De tu boca
hasta la palabra ‘nada’
significa ‘todo’.


Ayer la dijiste: nada,
o sea, todo.


Plenitud de amanecer
en jardines olvidados de la luna
en que el sol ardiente cuaja
rosas rojas,
frutos plenos.
Plenitud
aliviadora de sedes
acumuladas tras años,
y saciadora de hambres
que retuercen con vacíos las entrañas.


Esperanza de ser alguien
trabado, constituido
por la entrega prometida,
sin fisuras,
de otro ser,
del solo ser deseado;
del que puebla los caudales de la sangre
y se instala en el alma de los huesos,
que anida en suspiros hondos,
en breves quejas de gozo,
en congojas de deseo.


- No pienso negarte nada.
-dice el eco.


Pero
sólo 
era 
el 
e
c
o

.

                              (junio 2006)

 

EL CANSANCIO NO TIENE PLUMAS

                            
El cansancio no tiene plumas.
                             Tiene aristas que labran 
crueles
la carne sin vida
del alma del paria.
El alma del hombre sin fondo, 
del cadáver vivo
que se masturba
para sentir – una chispa – que su carne es dulce, 
que su sudor sublima,
que su alma arde, 
que vive.... en su vida.
 Su vida la viven otros. 
 No sabe cuál es su vida.
Pero esa, no; esa, nunca.
Él es hombre, 
eso ¡un hombre! 
¿o quizás sólo es un paria?
“Inalienables derechos te asisten..”
pero es un paria, 
no es nada:
una nube de cansancio
con las alpargatas rotas.
El vaso de vino recio
será su amigo, 
y su esposa, 
mugrienta almohada de paja.

 

                                   (1976)

ETERNIDAD DESEADA

Aquella noche la luz no tuvo sueño
                     y el viento se desmayó
enredado,
narcotizado
en el perfume denso del jazmín,
bajo mi ventana.

No se asomó al alféizar.
                      Nos hubiera visto
tejer con nuestros miembros,
miradas y suspiros
bellas historias
de unidades dobles, de duplucidades unas,
de distancias adheridas,
de eternidad presentida,
deseada,
sabida...
Nos hubiera visto
Tejer
para destejer más tarde
y volver luego a tramar.

Tejer y destejer
                        enredando el tiempo en la madeja
                        creyendo enredarlo,
                                    queriendo apresarlo.

Agua entre los dedos.
     Huida que amenaza.
          Fragancia desvanecida.


(mayo 2005)

 

 

INFINIT(IV)OS

Cerrar los ojos,
acariciar tu cintura,
no sentir sino tu cuerpo,
devorarnos el aliento
y no saber
a qué lado de mi piel
está la tuya.

                   (agosto 2005)

 

TIEMPO

Me abrasan los días
de arena,
resecos,
carentes de ti.
Me duelen los años
inanes,
mis años sin ti.
                             (marzo 2004)

 

 

PARADOJA
Estar contigo o no estar contigo
es la medida de mi tiempo.
JORGE LUIS BORGES

Todo ha cambiado.
Las esquirlas del recuerdo
de los encuentros rotos
se tornaron ayer
en pan amable,
bálsamo sanador,
seda....
Seda rasgada de repente
hoy
por la ansiedad,
la dependencia doble:
sol y luna
reinando
sobre el mismo cielo,
iluminando el mismo pecho.
Solazando y atormentando.
Hiriendo y restañando.

Paradoja que inflama y atenaza.
Necesidad improbable.
Improbable, rara, extraña,
pero necesaria,
querida
y reclamada.

Yo la reclamo 

(septiembre 2002)                                             



PODA
Un árbol sin sus ramas,
un quicio sin su puerta;
un hombre sin sus hijos.

No es la soledad lo que le aqueja;
sólo es su no presencia,
los minutos huecos,
los espacios resonados de recuerdos,
las discusiones no habidas,
el amor sólo rumiado...
dos vacíos.

Pero ellos – mis ramas - son ya esquejes,
promesas de otras vidas
esperadas, presentidas
y por mí ¡tan deseadas!

Pensemos en la poda que fortalece y da vida,
que la enriquece y propaga.

Sin mis robustas ramas
- más robustas ya que el tronco -
me siento un árbol podado,
pero alegre y confortado
porque veo que en mi entorno,
en explosiones de savia,
va brotando un bosque nuevo.
                                                                                  (febrero 2006)

 

 

POR VENIR
¿No es acaso la ausencia, para quien ama,
la más segura, la más eficaz,
la más indestructible,
la más fiel de las presencias?
(M. Proust “Los placeres y los días”) 

 

Escrita sobre mi piel
la palabra ardiente de tu cuerpo
ofrecido,
devorante y devorado,
descifra misterios insondados,
resuelve destinos no cumplidos,
repuebla de calor, sentido,
vida
el páramo gris de mi existencia.
* 
No solo existe lo presente:
lo que está por venir
también existe
con la presencia virtual
e inexorable
de los brotes
que, escondidos en invierno,
reventarán de vida
en primavera
en las ramas siempre nuevas
de aquel árbol añoso.

Noviembre 2012


// anterior
  siguiente